2
Posted 9 julio, 2013 by Estuardo Torres in Patrimonio
 
 

Museo Nacional de Arqueología y Etnología


• Dirección:
El Museo Nacional de Arqueología y Etnología se localiza en la 6ª calle y 7ª avenida, Salón No. 5 de la finca la Aurora, zona 13 en la ciudad de Guatemala a 5 minutos del Aeropuerto Internacional la Aurora.
• Teléfono: 
Fax (502) 2475 4399 – 2475 4406 – 2475 4010
• Tarifa: 
Tarifas
Visitantes nacionales: Q.5.00
Visitantes extranjeros: Q. 60.00
Niños menores de 9 años, acompañados de un adulto, gratis. 
Escuelas e Institutos públicos: Entrada gratuita
Maestros acompañantes: Q.5.00
• Horario:
Abierto:  De Martes a Viernes de 9:00 a 16:00 horas. Sábados y domingos de 9:00 a 12:00 y de 13:30 a 16:00 horas.
Cerrado: Los lunes, 24-25 de diciembre. 31 de diciembre y 1 de enero.  
• Acceso al Museo, medio de transportes: 
Al museo se puede llegar por la 6ª calle viniendo de Pamplona, por el Boulevard Liberación, por la 7ª avenida pasando por el paso a desnivel Tecún Uman. Además, por la 6ª calle viniendo del Aeropuerto Internacional la Aurora. Se cuenta con amplio parque, no hay rampa de acceso para discapacitados o carruajes para niños. Adentro, hay facilidad de desplazamiento. 
• Email: munae@itelgua.com
• Web: http://www.munae.gob.gt 


Historia del Museo

En 1875 se creó el museo de la Sociedad Económica de Amigos del País, primero al que se le pudo considerar de carácter nacional por corresponder a la época independiente, se inauguró el 7 de enero de 1866 con la presencia de funcionarios de gobierno y representantes de la iglesia. (Luján L. y S Mérida, 1955). El museo funcionó en la entrada principal del edificio de la Sociedad Económica de Amigos del País hasta 1881, cuando ésta fue suprimida por decreto gubernativo, sus colecciones pasaron a formar parte del Museo de Historia Natural de la Universidad de San Carlos (Lujan Muñoz, L, 1971). Para ese entonces el museo era de índole general e incluyó no sólo objetos arqueológicos y etnológicos, sino también mineralogía y otros. En 1871, el gobierno emitió un decreto para la creación de un museo nacional, siendo éste realmente el principio del Museo Nacional de Guatemala que funcionó hasta los años de 1917-1918, cuando lo destruyó un terremoto. La emisión de un decreto con fecha de 14 de julio de 1922 le dio forma legal. Este decreto amplió las actividades del museo y por su medio se oficializaron las áreas correspondientes a la arqueología, la linguistica y arte antiguo (Rubin de la Bordolla, D.F. y H. Cerezo D. 1953).

En ese momento se hizo conciencia de su necesidad en el país y como consecuencia, en 1931 tuvo su origen el actual Museo nacional de Arqueología y Etnología ubicado en la antigua iglesia de El Calvario, en la ciudad capital (Luján Muñoz, L. 1971). El Museo nacional se trasladó al Parque la Aurora y se inauguró en el salón principal en junio de 1931. Entre sus colecciones se encontraban diversos objetos arqueológicos provenientes de varios sitios del país, algunos de ellos producto de excavaciones controladas realizadas por proyectos extranjeros.

Debido a problemas de remodelación del salón donde estaban ubicadas las instalaciones, en 1947 se trasladó al lugar que actualmente ocupa en el Edificio No 5, Finca la Aurora, zona 13. Las instalaciones fueron arregladas, y se abrió al público en septiembre de 1948.

En 1937 se inició la formación de la valiosa colección etnológica con las primeras donaciones que hicieron jefaturas e intendencias Municipales y Departamentales y por compras que realizó el museo. Funcionó con varias salas de exhibición hasta 1972, cuando fue necesario cerrarlo al público debido a problemas estructurales del edificio, el cual se reforzó y acondicionó para darle seguridad. Se aprovechó para remodelar su interior y realizar un montaje museográfico que presentara mejor las exhibiciones. Se reabrió al público en 1977, aunque el montaje total se concluyó hasta 1980. Con el terremoto del 4 de febrero se 1976 las colecciones de arqueología y etnología no sufrieron daños.

En el año 2001 se impulsa una nueva reestructuración del museo, impulsada por la dirección del museo y un grupo de profesionales de diversas disciplinas, en ésta se incluyen proyectos como la habilitación de la Biblioteca, la Fototeca y la Videoteca del museo y las áreas de educación, la relación con la comunidad, la administración, las instalaciones y la museología (conservación, restauración, registro).

Esta remodelación concluye en 2007 con la creación del registro de buena parte de la colección y la creación de la sala de clásicos, donde se exhiben los objetos arqueológicos más representativos del Museo, así como una muestra de textiles contemporáneos

 

 

Exhibiciones permanentes y temporales

La exhibición permanente del Museo Nacional de Arqueología y Etnología se divide en 10 salas principales. Se comienza con la sala introductoria que presenta el poblamiento de América, el área del mapa de ubicación de Mesoamérica, la sala de tecnología e instrumentos, para luego encontrar las salas del período Preclásico, período Clásico, que incluye la sala de jades, la sala del sitio arqueológico Tikal, el área de monumentos; la sala del peíodo Postclásico, para terminar con la sala etnológica.

La exhibición arqueológica ilustra el desarrollo de la cultura Maya organizado en sus períodos, Preclásico  (2,000a. c. al 250d.c.), Clásico (250 al 900d. c.) y Postclásico (900 al 1,450d. c.).En los inicios del Preclásico, la subsistencia se basó en la caza, recolección y agricultura incipiente. Con el tiempo llegaron a desarrollar complejos sistemas de irrigación, lo que produjo reservas alimenticias y sostén para toda una población.

Hacia el final, habían surgido las bases para el desarrollo de una gran civilización, que contaba con centros de gran desarrollo urbano, así como la intensificación del comercio y las relaciones interculturales con culturas distantes.

Las manifestaciones culturales más significativas de este período son, la aparición de la cerámica alrededor del año 1,500-1,200 a. c. y el desarrollo de la pirámide escalonada. Algunos sitios importantes fueron: Kaminaljuyú en la ciudad de Guatemala, Uaxactún y El Mirador en el Petén y El Baúl en la Costa Sur.

Durante el período Clásico se desarrollaron nuevos sistemas políticos que conformaron estados, los cuales rivalizaban por el poder. Los territorios estaban bien delimitados y eran administrados por una autoridad jerárquica centralizada. La progresiva exigencia por aumentar su prestigio y el dinamismo de una sociedad en constante crecimiento, condujo al perfeccionamiento de las ciencias y las artes, la expansión del comercio interregional, la propaganda política y las alianzas entre dinastías.

El apogeo de la cultura se manifestó a través de la aparición de su cerámica multicolor, por el uso en la arquitectura de la bóveda maya, con el culto del altar y la estela y por la usanza de textos jeroglíficos que registraron eventos importantes y fechas calendáricas. Algunos de los sitios importantes de este período son: Tikal-declarado Patrimonio de la Humanidad-, Río Azul, Naranjo en el Petén y Takalik Abaj en Retalhuleu.

El postclásico se caracterizó por el poder militar que prevalecía sobre el religioso, obligando a los residentes a trasladarse a lugares poco accesibles o amurallados, para salvaguardarse. Hubo importantes migraciones desde el Petén hacia el altiplano guatemalteco y la península de Yucatán, así como desde México hacia las costas y Tierras Altas. Con el arribo de los pipiles y toltecas se incorporó el uso de la cerámica plomizo tohil y el naranja fino, así como el gusto por la versatilidad del oro y cobre.

 Además, la migración condujo a la formación de nuevos grupos culturales como los cakchiqueles, quichés, tzutuhiles, mames, pokomames, kekchíes, pokomchíes, chortís, pipiles y xincas, lo que llevó a una nueva organización social.

 La expansión territorial estaba en su apogeo, por lo que cada grupo prolongó sus tierras hacia la costa sur, donde se abastecieron de cacao, sal y otros productos marinos. Estos reinos lucharon por su supremacía hasta la llegada de los conquistadores y conformaron el espectro multicultural que ha llegado hasta el presente. Algunos de los sitios importantes de este período son: Tayasal en Petén y Gumarcaah, Iximché y Zaculeu en el altiplano guatemalteco.

 Al inicio del período colonial, en el siglo XVI, las comunidades indígenas dispersas por todo el paisaje guatemalteco fueron reorganizadas en nuevos pueblos, los cuales a través de los siglos adquirieron características propias.

La esencia de la antigua civilización maya persiste hasta la actualidad, manifiesta en la cosmovisión, los idiomas mayances, las tradiciones, costumbres y en la permanencia de antiguas técnicas, oficios y artes.  La tradición oral y la práctica cotidiana, han sido los canales de transmisión de la cultura, la cual evoluciona dinámicamente a la par de las necesidades de las nuevas generaciones.

La multiculturalidad de la nación guatemalteca se fundamenta en la herencia ancestral prehispánica y en la de aquellos pueblos de origen europeo y africano, que al presente comparten una historia común de 500 años.  Xincas, garífunas, ladinos y 21 pueblos mayas, fundamentan la identidad y la unidad nacional.

Colecciones

El Museo Nacional de Arqueología y Etnología protege una de las colecciones de objetos prehispánicos más importantes de Mesoamérica. Dicha colección consta de 20, 000 piezas aproximadamente, entre vasijas, incensarios, vasos, estelas, ornamentos, entre otros, lo que facilita mostrar la secuencia histórica de la época prehispánica en diferentes regiones del país, en los períodos Preclásico, Clásico y Postclásico.

Así mismo, ésta se complementa con una colección valiosa de textiles del siglo XX de aproximadamente 4,000 piezas de diferentes aldeas, municipios y departamentos del país. Además, se cuenta con una colección de objetos y fotografías etnográficas del Siglo XX y con los cuadros originales de Tatiana Proskouriakoff y Manuel Tejeda Fonseca.

arqueologiayetnologia2

 

Área de difusión o proyección museológica o educación: El Museo Nacional de Arqueología y Etnología presta el servicio de guías para estudiantes de primaria, básicos y diversificado. Estas se complementan con material didáctico que consta de hojas de trabajo para repasar los temas vistos en la exhibición permanente.

Servicios con los que cuenta el museo: Se cuenta con una biblioteca que contiene un área de consulta para todos los visitantes nacionales y extranjeros. También tiene una tienda que se llama “El Chayal”, manejada por la Fundación G&T Continental, en la que se venden productos artesanales y publicaciones que hacen referencia al Museo.


Estuardo Torres