Portal MCD

0 Días
0 Horas
0 Minutos
0 Segundos

Obra cumbre de Asturias y de la literatura universal, a escena

El Señor Presidente, una de las obras míticas de la literatura latinoamericana será llevada a escena, en una adaptación realizada por el Ballet Moderno y Folclórico del Ministerio de Cultura y Deportes. La novela de Miguel Ángel Asturias, Premio Nobel de Literatura en 1967, será adaptada a la danza a través del trabajo de Amadeo Albizúrez, bajo la dirección de Fernando Juárez.

Las presentaciones serán en la Gran Sala “Efraín Recinos” del Centro Cultural “Miguel Ángel Asturias” los días 9, 10 y 11 de marzo, con dos funciones diarias, la primera a las 10 horas y la segunda a las 14 horas. El costo de admisión es de Q15.00, a adquirirse en la taquilla del Teatro. El espectáculo está dedicado a estudiantes, tanto en jornadas matutina como vespertina.

Para el montaje participan todos los integrantes del cuerpo de baile y se contará con artistas invitados para dar vida a los personajes de la novela. El Ballet Moderno y Folclórico Nacional realiza este montaje con mucho esfuerzo, dedicación y profesionalismo, debido a la importancia de la obra a representar.

Sobre la obra

El Señor Presidente es una novela ubicada en el género del realismo mágico. Fue escrita entre 1917 y 1933, pero permaneció inédita hasta 1946 cuando era posible publicar textos sobre los pasajes de la vida política del país.

Está representada en la época de Manuel Estrada Cabrera, entre 1898 y 1920. Asimismo, examina la forma en que los males se multiplican bajo la sombra de un dictador tirano. La novela retrata la idiosincrasia y la cultura guatemalteca durante esos años y pone a la luz temas como la convivencia, las costumbres y hasta el idioma.

1 comentario en “Obra cumbre de Asturias y de la literatura universal, a escena”

  1. “El Señor Presidente” en versión de Ballet

    Durante la mañana del 9 de marzo de 2016, el Ballet Moderno y Folklórico del Ministerio de Cultura y Deportes (32 miembros, incluidos seis artistas invitados), ofreció al público asistente a la sala “Efraín Recinos” del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, la primera y EXCELENTE interpretación coreográfica de la novela “El Señor Presidente”, del Premio Nobel de Literatura Miguel Ángel Asturias. Por cierto, dicha obra cumple 70 años de haber sido publicada, un 30 de agosto de 1946 por Editorial Costa Amic de México.
    El esfuerzo realizado por el Ballet se debe a la creación artística del licenciado en danza Amadeo Alvizures, quien en esta oportunidad desarrolló una fuerte capacidad para llevar a las tablas del Centro Cultural la interpretación de lo que en sentido figurado puede generar la lectura y análisis de la obra. En el proceso de conducción de la puesta en escena, el Lic. Alvizures contó con el apoyo del licenciado en arte Luis Fernando Juárez quien tuvo a su cargo la dirección general, así como del compositor argentino de música clásica Osvaldo Golijov (autor, entre otras piezas, de “Contemporanean music for Cello and Marimba” 2008; y de “Moonfall”, V Festival Brincos, Guatemala 2009).
    La mayor parte del público se integró de estudiantes del nivel de educación media, y felizmente el Centro Cultural estuvo a lleno completo. Por tal razón y seguramente comprendiendo que la mayoría de asistentes no ha leído la novela, hubo una adecuada reseña de la misma, con lo cual se esperaría un nivel de comprensión respecto a qué es lo que se presenta por medio del Ballet, toda vez que en casi una hora con veinte minutos era imposible exponer el contenido completo de la obra.
    Por fortuna y pese a las limitaciones de tiempo, el coreógrafo Alvizures supo seleccionar las escenas presentadas por medio del Ballet, las cuales se refieren a la muerte del coronel Parrales Sonriente a manos de “El Pelele” (papel muy bien interpretado por el bailarín Oscar León), iniciando con las clásicas palabras de la novela: “¡Alumbra, lumbre de alumbre, Luzbel de piedralumbre!”, las que son repetidas por varios de los pordioseros que lo rodean en el lugar conocido como “El portal del Señor”. Dio la impresión de que en lugar de ballet el espectador estuviera asistiendo a una obra de teatro, pues en la danza no hay diálogos, pero como bien aclaró el coreógrafo Alvizures, se trata de un ballet-teatro y por ello el uso de esta técnica mixta y contemporánea.
    La escena de cuando Fedina Rodas es capturada, su hijo muere de hambre y se ve sometida a crueles torturas para que diga dónde se encuentra escondido el general Eusebio Canales, a quien el dictador y su auditor de guerra le achacan la muerte del coronel Parrales Sonriente, es por demás desgarrante; es como si el público tuviera la oportunidad de leer en ese momento los respectivos capítulos de la novela, incluyendo cuando es llevada al prostíbulo y como no suelta a su hijo muerto este le es arrebatado por las ménades, quienes (las bailarinas) expresan fielmente el rechazo por el hedor que sienten, pero a la vez lo colocan en un anda para llevarlo al sepulcro, condolidas por la suerte de quienes suponen que es una de ellas. La actuación de Ana Sofía Villar en el papel de Fedina, convincente.
    Otras escenas tomadas de la novela por el coreógrafo se relacionan con Miguel Cara de Ángel y Camila Canales. Ambos bailan y muestran al público cómo se conocen, la ayuda que este trató de darle para que escape de las manos del dictador quien la busca para vengarse en ella por lo que no pudo hacer contra su padre que se le escapó al autoexilio, así como el matrimonio de ambos (aunque no “in extremis” como Asturias denominó al capítulo respectivo en la novela). Betzabé Santos tiene el papel de “Camila Canales” con una excelente actuación, en tanto que la de Alejandro Castro en su calidad de “Miguel Cara de Ángel” fue deslucida; sus gestos faciales denotan que no está compenetrado de su papel.
    Durante toda la presentación está siempre en el fondo el monigote de “El Señor Presidente”, representado por una enorme figura de casi dos metros de altura, sentado permanentemente en el solio presidencial, el que lo sabe todo y está en todo; nadie lo ve ni le habla, pero todos saben que él sabe más que todos y por ello ese miedo cerval a realizar cualquier acto público que pueda interpretarse como opositor al régimen dictatorial y por ello enemigo calificado para el encierro, el entierro o el destierro, como señaló el poeta guatemalteco Alfonso Orantes (1888-1942). Al final de la obra, el monigote es llevado en una litera por los prisioneros, pordioseros, policías y el sacristán (César Estrada) y sacado de la escena, dando a entender que su final fue tan triste como el de cualquier dictador.
    Finalmente, cabe indicar que la música del compositor argentino Osvaldo Golijov fue de tal calidad que seguramente el público juvenil se sintió compenetrado de la misma, ya que no se acudió a la clásica interpretación de temas folklóricos, pues tratándose también de un Ballet Moderno, tenía que incluir un giro contemporáneo y de actualidad. Hubo varias partes donde el baile fue acompañado de ópera y en otras con narraciones leídas por José Mario Masella, aunque lamentablemente el audio del Centro Cultural no estuvo a la altura de las circunstancias pues se perdía parte de la narración debido a interferencias acústicas. Sin embargo, en su conjunto fue posible apreciar el serio esfuerzo del compositor por transmitir por medio de la música lo que el novelista quiso expresar en su obra.
    La presentación de “El Señor Presidente” por parte del Ballet Moderno y Folklórico continúa en jornadas de mañana y tarde durante los días 9, 10 y 11 de marzo.
    Ojala que haya nueva temporada próximamente, para que más personas puedan apreciar la calidad del Ballet y de su interpretación de la novela.
    Felicitaciones al coreógrafo Amadeo Alvizures.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recorridos