Portal MCD

“Cuando conocí el teatro, a diferencia de otros amores, me di cuenta que éste, sería para siempre”

Magalí Letona

Quien ha sido hechizado por el teatro sabe que después de ese contacto ya no hay marcha atrás, sabe que su vida ya no será la misma. Cuando alguien es seducido por el teatro se da cuenta que su recorrido por el mundo será en ese camino, unas veces mágico, otras amargo.  

Inicie temprano ese acercamiento con el teatro, tendría unos 9 años. Una maestra entusiasta montaba obras con sus alumnos de quinto primaria, nos contagiaba su alegría, su entusiasmo y hasta llegamos a presentar una pastorela en el programa del Gordo Sanchinelli, en canal 3. Nunca olvidaré esos primeros nervios al decir los diálogos, el contacto con el público, esa emoción que surge de nuevo cada vez que subo a un escenario.

Llegar a la Academia de Arte Dramático de la Universidad Popular se dio más tarde, cuando ya estaba en diversificado cursando la carrera de Magisterio primaria. Fue amor a primera llamada.  38 años después puedo afirmar que el amor se consolidó: dirigir, actuar, enseñar y escribir, de cualquier manera, él, se hizo presente.

A pesar de las vueltas de la vida diaria siempre encontré tiempo para encontrarme con esta pasión que ha hecho que mi vida sea plena.

Llegar al Palacio de la Cultura el día miércoles 24 de marzo a recibir este Premio por Trayectoria y aportes al teatro-Rama de dramaturgia- ha significado tanto en mi vida. En primer lugar, agradecimiento profundo al universo, a la esencia que nos da la vida por regalarme este momento. A las autoridades ministeriales por visibilizar el trabajo realizado, al Comité interinstitucional por valorar el recorrido y los aportes brindados. Podría enumerar muchísimas personas que han apoyado este caminar, familia, maestros, alumnos, amigos, la lista sería muy larga, solo puedo expresar un ¡gracias!

Quizás una de las mayores satisfacciones que la entrega de este premio representa es el de brindar voz a las dramaturgas, tan escasas en nuestro medio.

La dramaturgia de nuestro país tiene en su haber nombres notables entre ellos:  Manuel Galich, Hugo Carrillo, Carlos Solórzano, Manuel José Arce, Manuel Corleto, entre otros.

Mientras, entre ellas, las dramaturgas, aparecen nombres como:  Vicenta Laparra de la Cerda, María Luisa Aragón, María del Carmen Escobar, Luz Méndez de la Vega, grandes nombres que llenan nuestra memoria, dramaturgos y dramaturgas de escenario, quienes se forjaron entre las tablas y las letras.

¿Qué los motivaba? ¿Cuáles eran los temas de sus propuestas escénicas? ¿Qué les interesaba, qué les preocupaba? ¿Qué era lo que tenían que decir? Preguntas para futuras investigaciones.

Premiar la dramaturgia significa valorar el género literario, a las propuestas dramáticas que generan pensamiento, reflexión, que innovan la escena, y que acompañan el hecho teatral. Definitivamente este tipo de reconocimiento estimulan la creación, responsabilizan, y comprometen a mejorar, a continuar con la búsqueda de otros senderos para seguir caminando teatro.

Recorridos