7
Posted 12 julio, 2013 by Estuardo Torres in Patrimonio
 
 

Iximche

iximche_0
Información General

UBICACIÓN: Municipio Tecpán, Chimaltenango.
HORARIO DE ATENCIÓN: 8:00 – 16:00 (Lunes a Domingo)
COBRO DE INGRESO: Según Acuerdo Gubernativo 282-2007
NACIONALES: Q. 5.00
EXTRANJEROS: Q. 50.00

Contactos

Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural, CONAP
Teléfono: (502) 2251 6224

Servicios y Atracciones

En el parque puedes realizar las siguientes actividades:

Caminatas por senderos
Visita a sala de exposición

En el parque se ofrecen los siguientes servicios turísticos:
  • Área de descanso
  • Baños
  • Área para picnic
  • Sala de exposición
  • Rótulos informativos
  • Parqueo
  • Comedores afuera del parque
  • Tienda afuera del parque
¿Cómo llegar?

Iximché se encuentra en el municipio de Tecpán, en Chimaltenango, a 40 km de la cabecera departamental, a 56 km de Antigua Guatemala y a 91 km de la Ciudad Capital (1 hora). Puedes llegar aquí por la carretera CA-1, conduciendo hacia el occidente de Guatemala por 88 km. Luego, tomas el cruce hacia la izquierda que te conduce al pueblo de Tecpán y sigues el camino asfaltado por 3 kilómetros hasta llegar al sitio arqueológico.

Ver mapa más grande

DATOS IMPORTANTES DEL SITIO

POSICIÓN GEOGRÁFICA: Se ubica en el Municipio de Tecpán, Chimaltenango, aproximadamente a 3 km al sur de la cabecera de ese municipio, a una altura de 2,260 msnm. Se asienta en las faldas del monte Ratzamut. La distancia desde la ciudad de Guatemala es de 93 km, por la ruta C. A. 1, Occidente.
TEMPORALIDAD: Ciudad Postclásica (1250-1524)
REINO: Kaqchiquel

DESCRIPCIÓN DE LA CIUDAD:

Iximche deriva su nombre del árbol llamado ramón (Ixim=Maíz o Ramón, Chee=Árbol), que crece en la región y cuya fruta es comestible. Sigue el emplazamiento defensivo característico del Postclásico Tardío (1250-1524 DC). El asentamiento ocupa un área aproximada de 15,570 m², con más de 170 estructuras. El monte Ratzamut es un promontorio que depende directamente del cerro Tecpán. La parte esencial de Iximche está construida sobre el extremo de dicho promontorio y flanqueada por profundos barrancos. La entrada estuvo además defendida por dos puertas guarnecidas de obsidiana y un foso artificial que corta el promontorio de barranco a barranco.

La zona suroeste tiene varios grupos pequeños que incluyen patios y estructuras de uso ritual. Cada plaza tiene uno o dos templos y varias plataformas de casas. En el área de las plazas hay cierto número de pequeñas estructuras de uso ceremonial, once de ellas en la Plaza A. Hay pocos restos de las superestructuras de los templos y casas, ya que las columnas y paredes propiamente eran de adobe, las techumbres de material perecedero e inflamable, así se explica que Iximche haya sufrido dos incendios (1º de enero de 1514 y 7 de febrero de 1526). Aunque el Memorial de Sololá dice que el primer incendio fue en 1513.

Además cuenta con seis plazas cívico-ceremoniales (A-E), dónde residían los linajes principales, están bien delimitadas y se encuentran separadas entre sí por desniveles naturales del terreno, todas ellas tienen templos piramidales, plataformas alargadas y altares. Los Grupos A y C constituyen los conjuntos arquitectónicos más monumentales, por lo que se ha asumido que fueron las sedes de Ahpoxahil y el Ahpozotzil, títulos de los dos jefes supremos en los linajes principales que reinaban conjuntamente en Iximche. Los grupos B y D parecen haber sido ocupados por los dignatarios que portaban los títulos Ahpop Qamha y Ahpop Achí. Las Plazas E y F, están rodeadas de edificios que posiblemente fueron habitados por dignatarios menores.

Los enterramientos de Iximche se hallaron bajo los pisos de las plataformas habitacionales. Entre la cerámica utilitaria predomina la micácea, que incluye comales, abundante cerámica con engobe rojo, tazones de color café del tipo conocido en Zaculeu y Mixco Viejo son bastante comunes. La escultura de piedra es escasa, las piedras de moler son frecuentes, de tres pies. La obsidiana negra fue utilizada en gran cantidad para hacer cuchillos, raspadores y puntas.

HISTORIA

En un principio, los Kaqchikel fueron aliados de los K’iche’, tenían corte en Chiavar pero por rivalidades y problemas internos los reyes Juntoh y Vukubatz rompieron la alianza en el año 1463 DC. Qikab, “el rey prodigioso del Quiché”, habiendo sido derrocado por sus propios hijos, indicó a los Kaqchikel que abandonaran Chiavar y que establecieran su ciudad en el Ratzamut, lugar en que fue fundada Iximche en el año 1470 DC. Desde entonces la guerra entre los K’iche y Kaqchikel tuvo carácter endémico. Los conquistadores, supieron aprovechar tal enemistad y utilizaron, alternativamente, a los Kaqchikel contra los K’iche’ y Tzutuhil, luego a estos contra los Kaqchikel.

En 1490, durante una gran batalla narrada en los Anales de los Kaqchikel, fue aniquilado el ejército K’iche’ de Utatlan. Luego de esta victoria, los Kaqchikel continuaron extendiendo su territorio a principios del siglo XVI, cuando su ascenso fue contenido por los conquistadores españoles.

Se menciona en el Memorial de Sololá que Iximche fue destruida por un incendio, pero fue reconstruida y en ella recibieron los reyes a Alvarado en abril de 1524. “El día 1 Hunahpú (12 de abril de 1524) llegaron los castellanos a la ciudad de Iximche, su jefe se llamaba Tunatiuh. Los reyes Belehe Qat y Cahi Imox salieron al punto a encontrar a Tunatiuh. El corazón de Tunatiuh estaba bien dispuesto para con los reyes cuando llegó a la ciudad. No había habido lucha y Tunatiuh estaba contento cuando llegó a Iximche. De esta manera llegaron antaño los castellanos, ¡oh hijos míos¡ En verdad infundían miedo cuando llegaron. Sus caras eran extrañas. Los Señores los tomaron por dioses. Nosotros mismos, vuestro padre, fuimos a verlos cuando entraron a Iximche.” Esta fundación no duró mucho tiempo, pues los indios se rebelaron a los pocos días contra los españoles y abandonaron la ciudad, huyendo a los montes. Este manuscrito refiere que el 7 de febrero de 1526 Alvarado prendió fuego a Iximche, pero según se estableció durante el proceso instruido en México en 1529 contra Alvarado, fue un grupo de 60 españoles descontentos el que incendió algunas casas para encubrir su fuga, movidos por el deseo de evitar la orden de Alvarado para que se fueran con él a Honduras, para unirse con Hernán Cortés. Los descontentos se fueron a México, y Alvarado no creyendo prudente dejar a su ejército dentro de los pueblos sublevados, optó por trasladar sus cuarteles a Xepau, cerca de Quetzaltenango.

Narra el Memorial de Sololá que en 1526 Bernal Díaz del Castillo la visitó Iximche al regresar de Honduras con Luis Marín y otros miembros de la expedición de Cortés, indicando que después de haberse reunido en el camino con Alvarado, se detuvieron a dormir en el “asiento de la ciudad de Guatemala, la vieja, donde solían estar los caciques que se decían Zinacan y Sacachul… y que estaban los aposentos y casas tan buenos y de tan ricos edificios, en fin como de caciques que mandaban por todas la provincias comarcanas”.

EL historiador Fuentes y Guzmán la visito en 1690, y dice que la ruinas de Yximchée, ocupaban una planicie de tres millas de largo de norte a sur, por dos de ancho de este a oeste, a la cual podía entrarse únicamente por una calzada muy estrecha que se cerraba con dos puertas de piedra de chay u obsidiana. El suelo estaba cubierto de espesa capa de argamasa. En un extremo veíanse las ruinas de un edificio magnífico perfectamente cuadrado, que tenía cien pasos de un lado, estaba hecho de piedra de sillería muy bien canteada. Delante de este edificio se extendía una gran plaza y en los costados de esta se encontraban vestigios de un suntuoso palacio. Viejos cimientos de casas se observaban alrededor del centro ceremonial. La ciudad estaba dividida por un foso de tres varas de profundidad que corría de norte a sur y que tenía pretiles de cal y canto que se levantaban más de una vara. En la parte oriental de este foso se hallaban las casas de los nobles, y en la occidental las de los plebeyos. Las calles eran rectas y espaciosas. Al poniente se veía una pequeña prominencia que dominaba la ciudad y en cuya cima se observaban los restos de un edificio redondo como brocal de pozo que tenía un zócalo de una materia lustrosa como el vidrio. Aquí era donde los jueces examinaban las causas civiles y criminales, según se imaginaba el cronista colonial (Recinos 1979).

En un principio, los Kaqchikel aprovecharon la llegada de los conquistadores para aliarse a ellos y así participar en el sometimiento de sus rivales K’iche’, Tzutujil y Pipil de Panatacat.

Después de su expedición militar por Atitlán, Escuintla y Cuscatlán (El Salvador), Alvarado regresó a Iximche con sus hombres y “el día 25 de julio, en que la Iglesia celebra el Ap. Santiago, Patrón de España, se pusieron en forma de exercito y armados marcharon a oir misa… de esta suerte se dirigieron á la pobre Iglesia, que tenían formada…. Concluido este acto, todos juntos invocaron al Apóstol Santiago, y dieron su nombre á la Villa que fundaban.”

Iximche mantuvo la distinción de primera capital de Guatemala por espacio de tres años (1524-1526 DC), hasta que fue quemada por los españoles el 7 de febrero de 1526 DC, según se ha creído en represalia por la rebelión de los Kaqchikel, quienes habían abandonado la ciudad desde 1524 por los malos tratos y exigencias de tributación en oro que recibían de los conquistadores. Tras la ejecución de los últimos reyes, algunas piedras de los edificios abandonados en Iximche fueron removidas para iniciar la construcción de Tecpán Guatemala.

 

38,049 total views, 30 views today


Estuardo Torres